El Estudio Ghibli y su fantástico estilo

Dame diez minutos en una charla con cualquier persona, y esta comprenderá por qué las películas de Hayao Miyazaki y su Studio Ghibli son las grandes joyas de la animación japonesa que debe conocer.

Me puedes llamar fanático, pero igual convenceré a quién sea, pues el trabajo ya está hecho con estas obras, sus hermosas películas.

Si quieres saber más sobre el Studio Ghibli, primero debo hablarte de un hombre, Hayao Miyazaki, un artista a quien considero una gran inspiración en mi carrera artística personal.

¿Quién es Hayao Miyazaki?

Miyazaki nace un 5 de enero de 1942 en Tokio, Japón. Su padre fue director de una empresa de fabricación que elaboraba piezas para los aviones de combate Zero.

Aviones que conocerás en profundidad gracias su preciosa película El Viento se levanta, del mismo estudio.

Este negocio familiar inculca en Miyazaki un amor por volar, que se hace evidente en casi todo su trabajo artístico.

Después de completar sus estudios de economía en Tokio, asume el cargo de animador inicial en Tōei Animation, esta casa produce actualmente series como Dragon Ball Super y Boruto, Naruto Next Generation.

En este estudio conoce a Takahata Isao, seguro no te suena este nombre, pero fue el responsable de que llorases profundamente viendo La tumba de las luciérnagas.

Estos dos directores se convertirían en amigos durante toda la vida, colaboradores, y socios comerciales.

También en este estudio Miyazaki conoció a su futura esposa, nada mal para estar animado personajes infantiles luego de graduarse como economista.

Después de abandonar Tōei Animation y pasar por otros pequeños trabajos, realiza su primer largometraje, El castillo de Cagliostro.

Pero su estilo reconocido mundialmente nace en Nausicaä del Valle del Viento.

Los productores no estaban convencidos de este proyecto, pues no había una audiencia esperando esta historia.

Entonces Miyazaki decide crear primero una tira mensual de manga, para la revista Animage. En este proyecto editorial conoce al futuro productor del Studio Ghibli, Toshio Suzuki.

La creación del Studio Ghibli

Con el éxito tanto del manga como su versión animada de Nausicaä del Valle del Viento, tanto Miyazaki como Takahata y Suzuki, deciden emprender un acuerdo de asociación más permanente y oficial, creando así, el Studio Ghibli en 1985.

Aunque las impresionantes secuencias aéreas de la película original permanecieron intactas, sus primeras distribuciones en occidente fueron un fracaso, principalmente por malas traducciones y ediciones confusas.

Pasaría más de una década antes de que Miyazaki considerara otro lanzamiento occidental. Sin embargo, Miyazaki y Studio Ghibli continuaron produciendo obras para el mercado japonés.

Mi vecino Totoro debutó junto la mítica La tumba de las luciérnagas de Takahata en 1988.

Si bien ambas películas fueron bien recibidas de manera crítica, el éxito financiero del estudio fue asegurado por la fenomenal venta de la mercancía de Totoro, personaje principal del largometraje.

Miyazaki siguió con Servicio de entrega de Kiki, la historia sobre una joven bruja repartidora, y Porco Rosso, un hilo de aventuras sobre un piloto de la Primera Guerra Mundial que fue maldecido con tener la apariencia de un cerdo.

Estos éxitos prepararon el escenario para La Princesa Mononoke, un éxito de taquilla que rompió los récords japoneses.

La película revisó algunos de los temas recurrentes de Miyazaki, como el conflicto entre el progreso humano y el orden natural, y la persistencia del mundo espiritual junto a lo mundano.

Además, su representación de kodamas (espíritus de los árboles japoneses) como criaturas humanoides blancas con cabezas ruidosas proporcionó una de las imágenes más duraderas del anime.

Ciertamente le interesaba los conflictos humanos, la política en esencia.

Un documental de sueños y castillos

Si quieres conocer en profundidad, la historia del estudio, y lo que podemos encontrar en él actualmente, debes ver este documental The Kingdom of Dreams and Madness.

Lo disfrutarás si simplemente eres fanático de la animación japonesa, o de todo este universo creado por el estudio.

El éxito mundial del Studio Ghibli

Luego ocurrió la gran fiesta, se estrenaba una de mis películas favoritas, y las de muchos más.

Me siento privilegiado sólo de conocerla siendo un niño, y viéndola siendo adulto, me hace volver a creer en la magia por un momento.

Una historia tremenda, y un arte que me hace pensar, que la mente humana es más misteriosa que el propio universo. Se estrenó El viaje de Chihiro.

Realizada en 2001, podría hablarte de sus premios, del Festival Internacional de Cine de Berlín, mejor película asiática en los Premios de Hong Kong, y la ganadora de los Premios Oscar de la Academia, como mejor película animada. En Japón remplazó a Titanic como la película más taquillera de la historia.

En la película, Chihiro, una joven ordinaria aunque un poco malcriada, se aleja de sus padres y entra en un reino de dioses y magia, específicamente en un baño de aguas termales dedicado a estos seres, dirigido por una temible bruja.

Allí, apodada con el nombre de Sen, se ve obligada a conformarse con su ingenio en un esfuerzo por reclamar su nombre y regresar al mundo humano con sus padres. Suena extraño, pero así es lo fantástico.

Miyazaki siguió el éxito fenomenal de El Viaje de Chihiro con El Castillo Vagabundo, la historia de una joven maldecida con el cuerpo de una anciana y la búsqueda que la lleva a un legendario castillo en movimiento; siendo nominada para un Premio de la Academia en 2006.

Miyazaki a lo largo de su carrera conoce Pixar, estudio norteamericano de animación, y traban cierta amistad, esto hace que Disney presente, luego de algunos contratos de distribución, una versión restaurada de Nausicaä.

Presentando tanto la banda sonora japonesa original como un nuevo doblaje en inglés grabado profesionalmente, este lanzamiento marcó la primera vez que Studio Ghibli estaba disponible comercialmente en su forma original en los Estados Unidos.

Hasta estos momentos, Disney sigue poseyendo estos derechos de distribución, con la advertencia de que no se realizaría ninguna edición cinematográfica.

Cómo pintar y dibujar al estilo Ghibli

Puedo seguir hablando de títulos maravillosos, sobre su fantástico documental, de sus numerosos premios, pero aportaría poco, porque ya todo está en las películas, sólo te queda verlas.

Como ilustrador y pintor, su estética me marcó profundamente, hace años intenté hacer un paisaje inspirado en los fondos de los maravillosos artistas del estudio.

Ciertamente no será lo único que haga inspirado en este fantástico estudio, y mantengo mi sueño de poder visitar su museo muy pronto.

Sí, actualmente cuenta con su propio parque y museo, inspirado en todas sus películas, donde básicamente pasearás dentro de ellas.

Sobra decir, y escribir más cosas, te recomiendo todas las películas del Studio Ghibli, sin importar tu edad. Recordarás que crecimos para ser adultos, sin borrar el niño que fuimos.

¿Vale la pena dibujar Anime?

Seguramente tú también te emocionaste e inspiraste mucho viendo un anime, sin importar cuál sea.

¿Qué viene a tu mente cuando te hablan de anime?

Podrías imaginar fanarts, cosplays, y gente empedernida con la cultura del entretenimiento japonés, pero también te podría llegar a la mente piezas de arte como Akira, Paprika, Perfect Blue, Ghost in the Shell, Evangelion, el Studio Ghibli, y una variada colección de obras más.

En internet existe un constante debate sobre si merece la pena comenzar a dibujar desde el anime, o si lo adecuado es el academicismo, el realismo, el dibujo técnico, etc. Y realmente pienso, que no hace falta ser tan dictatorial.

En escuelas, academias y universidades de arte te dirán que para deformar la realidad, primero debes conocerla, poder reflejar la naturaleza con tus manos, y esto es cierto.

Pero como explicamos en este artículo, para aprender a dibujar debemos alejarnos de sentir frustraciones.

No es recomendable aburrirse de la práctica, tienes que tener pasión por lo que haces y por aprender a dibujar.

Debes estar emocionado para aprender a dibujar bien, y los jóvenes suelen estar muy interesados en dibujar anime, ya que se implican emocionalmente a estas obras.

La animación es simplemente una herramienta dentro del arte del cine.

La animación japonesa implica más a los jóvenes y adultos por ser historias, que no suelen tratar de tontos a sus espectadores.

Por lo general, son buenas historias contadas de manera profunda y entretenida, entonces, el espectador se involucra, quiere conocer qué sucede con los personajes, quiere desentrañar la historia donde los protagonistas caminan, y quieren vivir la animación que perciben.

Desean dibujar lo admirado, y si eso hace que más niños y niñas quieran aprender a dibujar, entonces está excelente, está fantástico.

Si conoces jóvenes que siempre dibujan personajes de Dragón Ball Z, no impongas un aprendizaje académico y analítico.

Cuando el niño decida convertir el dibujo en su profesión, él mismo tomará esta decisión.


Deja un comentario